Juan López Peñalver, portada de uno de sus libros

Juan López Peñalver, un malagueño ilustre

Nació en Málaga, el año no se sabe con seguridad si fue en 1763 o 1764. Ya sabemos que en aquella época no estaba todo tan documentado y digitalizado como hoy en día.

Hijo de Juan Luis López de Peñalver, inventor y militar; y padre de Juan López de Peñalver y Latorre, traductor de libros de geometría y mecánica. Queda claro que los López Peñalver eran una familia de intelectuales.

Estudió lo que hoy equivale a Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, y amplió sus estudios en Hungría en el campo de la minería y la metalurgia.

A lo largo de su vida Peñalver ocupó varios cargos en instituciones culturales, científicas y administrativas, mostrando así su compromiso con la sociedad. De sus acciones, una de las más destacada fue la creación del Real Gabinete de Máquinas de Madrid.

Además, Juan fue miembro del grupo de científicos que se reunión en París para realizar las tareas de medición previas a lo que posteriormente acabaría siendo el Sistema Métrico Decimal. Su participación le acredita como físico notable.

Juan López Peñalver compartió su faceta de ingeniero con otro ilustre, Agustín de Betancourt y Molina, juntos participaron en eventos y proyectos importantes. Era ese un buen momento político para los científicos, el ministerio del conde de Floridablanca había aprobado una serie de medidas que supusieron un impulso de las áreas técnicas.

Precisamente Betancourt sería quien le propuso para ser profesor de la Escuela de Caminos y Canales donde dio clases durante años.

Peñalver no solo destacó como ingeniero y científico, también como matemático y economista. Fue autor de diversos libros que abordaban temáticas de todo tipo, como Descripción de las Máquinas o Reflexiones sobre la variación del precio del Trigo. En sus textos queda patente su insistencia en aplicar el pensamiento matemático a todos los aspectos de la vida.

Desde hace 9 años, la Real Academia de Ingeniería concede un premio que lleva su nombre a jóvenes investigadores y otro que lleva el de su compañero Agustín de Betancourt. Buscan premiar la labor de profesionales que hayan realizado contribuciones originales y relevantes en cualquiera de los ámbitos de la ingeniería.

Con la Guerra de Independencia y el reinado de Fernando VII llegaron malos tiempos para los intelectuales españoles, que vieron con frustración como se desinflaba la época gloriosa. Juan López Peñalver fue nombrado por Fernando VII director del Real Conservatorio de Artes, cargo que ejerció hasta su fallecimiento en 1835.

Afortunadamente, Juan tuvo la oportunidad de disfrutar del reconocimiento a su labor en vida. No corrió la misma suerte su compañero Agustín.

Ir arriba