Periódico con

Fake news en la era de la información

No cabe duda de que vivimos en la era de la información. Tenemos infinidad de formas de mantenernos al día de la actualidad, ya sea a través de la televisión, la radio, los medios digitales o incluso las redes sociales. Las noticias se actualizan prácticamente al instante de suceder. Sin embargo, ante tal cantidad de información ha surgido un problema, cómo verificar la veracidad de esta.

En los últimos tiempos, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería se han convertido en cuna de innumerables fake news. Según la Wikipedia así es como se conoce a aquellas noticias falsas que se publican con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona u obtener ganancias económicas o rédito político.

Los bulos informativos no son un invento del siglo XXI. Han existido a lo largo de la historia, sin embargo, lo que sí es novedoso es la velocidad de propagación que se alcanza hoy en día. En el caso de las fake news, la expansión del uso de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería conlleva que en cuestión de horas su difusión haya podido alcanzar a millones de personas cuando antiguamente el radio de impacto era infinitamente menor.

Determinados temas o circunstancias propician un aumento de las noticias falsas que se generan. Aquellos que suscitan polémica y conflicto son los más explotados por los que dedican su tiempo a publicarlas. Nos referimos a temas políticos, especialmente en época de elecciones, cuestiones sanitarias, catástrofes naturales o emergencias, contenidos con los que se logra sembrar el caos ante la incertidumbre de la ciudadanía.

Es indispensable reforzar los mecanismos que permitan luchar contra las fake news ya que se ha demostrado que tristemente estas noticias se propagan de una forma más rápida que las reales, con el perjuicio que ello implica.

Cómo luchan las grandes tecnológicas contra los bulos

En los últimos años, las grandes tecnológicas han tomado conciencia de que son parte del problema de las fake news. Si bien no son responsables de crearlas, sus plataformas son utilizadas para la difusión. En sus manos está aportar mecanismos que ayuden a frenar su propagación.

Facebook se ha aliado con verificadores independientes que ayudan a identificar bulos. Las publicaciones no son eliminadas, pero se reduce drásticamente su visibilidad. Además de mostrar que son falsas se añade información contextual con contenidos relacionados que ayudan a entender el porqué. Por otro lado, eliminan aquellas cuentas que detectan como falsas ya que son las que se suelen usar para difundir bulos.

Twitter está probando un sistema mediante el cual se etiquetarían aquellas publicaciones con contenido engañoso para avisar a los usuarios. Al igual que Facebook, tiene la intención de añadir a la publicación datos adicionales que permitan aclarar la información. Además, realiza labores de vigilancia de aquellas cuentas que son sospechosas de difundir información falsa para cerrarlas si procede.

Por su parte, WhatsApp limita el número de veces que podemos reenviar un determinado mensaje con el fin de frenar su propagación. Además, en los mensajes reenviados que recibimos muestra una doble flecha en aquellos que han sido reenviados un considerable número de veces. Es una forma de ponernos en preaviso ante una posible noticia falsa.

Aprende a detectarlos

Identificar que una noticia es falsa no siempre es fácil. De hecho, se ha vuelto cada vez más complicado hacerlo. Los encargados de generarlas son cada vez más cuidadosos con los pequeños detalles para lograr que sus noticias pasen por reales. 

Aun así, hay algunos trucos que te pueden ser de ayuda en caso de duda:

  • No te quedes en el titular: es frecuente que se recurra a titulares llamativos y alarmistas que solo buscan causar revuelo.
  • Fíjate en la URL: en ocasiones utilizan direcciones que tratan de suplantar sitios fiables.
  • Cuidado con las imágenes y vídeos: pueden estar retocados, manipulados o ser usados fuera de contexto.
  • Revisa las fechas: es habitual que las fake news sigan una cronología ilógica o que se presenten como actuales informaciones antiguas.
  • Contrasta la noticia: acude a otros medios en busca de publicaciones con la misma información.
  • Atento a la ortografía: una noticia mal escrita, con muchas faltas de ortografía debe hacerte sospechar.

Pese a analizar una noticia a conciencia siguiendo estos consejos no siempre logramos tener claro si es falsa o real. Afortunadamente, existen medios que se dedican a desmentir bulos a los que podemos acudir en esos casos como Maldito Bulo o Newtral.

Recuerda mantener siempre una actitud crítica y ante la duda no compartir. Sin saberlo puedes estar ayudando a difundir una fake news.

Ir arriba